Hola

Me llamo Natalia Mirapeix Bedia y nací en día 13. Soy directora de arte, ilustradora, profesora y activista.

Clientes: Nobel, Cafes la Estrella, Pepe Jeans, Ayuda en Acción, Yorokobu, Cruz Roja, Brugal, Burger King, etc.
Premios: 1 Laus, 1 Gràffica, 2 Short List en Cannes Festival, 1 Plata en El Sol Festival & 1 Oro EFI

Empecé trabajando haciendo anuncios de inmobiliarias en Cantabria. Antes de acabar la carrera trabajé en la agencia que hizo el cambio de imagen de Renfe. Allí conocí a dos personas importantes: un gran ilustrador y una gran persona. Después trabajé para marcas como Decathlon y Mazda en una empresa poco común pero con gente brillante como Sunde Sastre e Idamor Fernández. Dos nombres raros, tan raros como dejarlo todo para irme a la Gomera a compartir un tiempo con el maravilloso artista Guido Kolitscher y su familia. El viaje continuó en Berlín y una señora me ofreció exponer en Bethanien. Acabé viendo a Portishead en Bristol. Aquel viaje fue importante. Cuando regresé tuve la suerte de caer en la agencia Molaría donde Maria Rufilanchas y Borja de Arteaga me enseñaron a lo más importante: tener ideas. Con eso en el bolsillo me fui a China y pasé un año trabajando en Pekín para clientes europeos. Entre noodles y templos se empezó a perfilar mi primer fanzine.
Pero de nuevo volví. Se estaba cociendo el 15m y a mi me gusta mucho eso de intentar cambiar el mundo. Regresé para seguir con mi activismo y para entrar sonriendo en el sitio que me hizo grande del todo: La Despensa. Ahí me creí lo de “ser feliz mola mucho más” trabajando para Burger King, Brugal, Cafés La Estrella, etc. Pero mi historia es la historia del tránsito. Gracias a Rafa Fortis ahora soy jefa de estudios en la maravillosa escuela The Atomic Garden. Allí trato de enseñar creatividad y dirección de arte. También he montado mi propio estudio. Desde mi despacho he trabajado para clientes como Nobel y Pepe Jeans. También he hecho más fanzines. Y camisetas. Y portadas de libros. Pero tengo que confesar que se me llena la boca diciendo que trabajo para Ayuda en Acción, Cáritas y otras organizaciones sin ánimo de lucro. Desde esta casa veo el río. Y siempre que miro hacia la derecha veo como los árboles siguen su curso. Y yo me voy con ellos.